GRACIELA PERNAS MARTINO Un mundo para todos





¡Que largo el camino
que marcan mis pasos
y que pocas las huellas
que en él han dejado!


Hay dolores que han perdido
la memoria y no recuerdan
que son dolores.

Tenemos un mundo para cada uno
pero no tenemos un mundo para todos.


Suave brisa perfumada que se va tornando temporal. He caminado quince cuadras y recién empiezo a caminar.


A Julio

quiero
y por hoy nada más
muy dulce cantar mi amargo contento
quiero
rozar mis manos
al viento de tu aliento
quiero
cubrir el sol
con la sombra de tu cuerpo
quiero
que no me digas nada
y me bañes sonriendo
como hasta ahora
quiero
tan solo un momento poder volar
y acompañarte volando
poder soñar
y me acompañes soñando
poder correr
y te acompañe corriendo
quiero tocarte
y acariciar tus palabras
quiero
por hoy nada más
tan solo un momento
poder preguntarte
poder preguntarme
hoy chiquito y mañana grande
hoy transparente
y mañana oscuro
hoy tan ligero y mañana lento
quiero poder
porque no puedo
porque el tu y el mi
no son el nuestro
quiero poder saber
si quiero
o si no quiero todo esto
quiero saber si no es cierto
o si es miedo


Cosas de juego oficial
no baratas ni sencillas
te deja el Estado en patas
y después te regala zapatillas


Qué volcar si las manos las tengo vacías
qué dejar a mi lado si no tiene vida
¡ay! Antes lo que tocaba se volvía
se volvía verde sol agua
¡ay! Y lo que ahora toco es seco, ocre, hueco,
nada
Qué volcarte si me das las manos y no tengo las mías


Quizás ahora no te canse tanto el tiempo
y el aire de la calle
que te recibió hace años
ya no te haga decir “no entiendo”
Dejaste de tu pecho
en nosotros
un enorme secreto


Pintaba pájaros rojos
rodeados de fuego
que buscan cielos azules
los cielos, lejos…
Pintaba pájaros rojos
que se parten en el cielo,
y él se partía con ellos,
que juegan con el tiempo
y él jugaba con ellos.
Pintaba pájaros rojos
rodeados de fuego
que buscan cielos azules,
primaveras
y él buscaba con ellos,
ayer,
el viento se los llevó bailando,
lejos,
ellos no fueron.
Hoy sobre las baldosas
muchos pájaros rojos
buscan cielos azules
rodeados de fuego.


Canto elevado de gargantas cerradas
que envuelven a diario
un grito ahogado
Perfiles, rostros borrados, gente
que se jacta mandando (a) otra
que se hunde y se va
No basta un apretón de manos
si no sirve para salvar


El sol es de la calle y aunque entre por estos vidrios mi mano escribe helada. Con un pucho en la mano me fijo en el humo que sube celeste y que aunque lo sople sigue subiendo; lo apago y el humillo sigue saliendo hasta que se acaba. Hoy no puedo estar triste aunque quiera porque miro un árbol, un cielo y un libro de historia viejo.


A veces te siento cerca
a veces te siento lejos
ay miedo,
qué tanto miedo
qué tonto miedo
que me quiere tapar
tapar la fuerza
tapar la pelea
tapar la lucha
     y me dice
soy tuya
soy tu pena
tomame, y sentémonos a
llorarme
pero yo quiero tenerte lejos
porque hoy no sos vos más mía
mías son otras
más grandes
más negras
más frías
que me dicen
tomanos, levántate y luchemos.





En Pájaros rojos, Editorial de la Universidad Nacional de La Plata, 2009. Selección de poemas: Jmp. Los versos o líneas en negrita no están en el original, sólo es para separar un texto de otro. Los paréntesis son míos.
Graciela Pernas Martino nació en La Plata en 1955. Fue secuestrada junto a su marido Julio Gerardo Poce el 19 de octubre de 1976 y vistos por última vez en el centro clandestino Proto-Banco y en el Pozo de Banfield hacia fines de ese mismo año. En el momento de su secuestro tenía 20 años. 


No hay comentarios: