Juan José Calderini, Laberinto poético (1/4)


EL CABALLO QUE RESBALÓ DEL CIELO

Resbaló un caballo del cielo oscuro
miró mis ojos turbios
con sus crines formando avestruces
y sus pasos de nieve duros y suaves
como su cabellera enorme y negra.
Se puso triste al verme incapaz de treparlo
se postró tranquilo a mi lado
e hizo escalera con las manos.  
Mis pies acariciaron su pelo.
Me sentí sobre una ola de crestas azules
y ensillé mi destino.
Se levantó y un grito salvaje
destruyó el silencio
sofocado de tanta espera.
Desaparecí del mundo como una estrella.


EL NIÑO DESVELADO

Los gatos de la madrugada trinan 
Los pájaros durmiendo le cantan en silencio  
Y deteniendo las cualidades de los animales despiertos
Ella se detiene
Ella los mira
Y ríe graciosamente la noche dormitada
Sigue su paso lento y no se detiene
Sigue su paso el pelo
Flotando en el remolino del viento
El velo de su figura es el desvelo
Y el grisáceo de su piel me duerme
Y la oscuridad de sus ojos
Abre mis ojos de miedo
Y en el fondo el blanco
De su mirada me hace soñar
Y yo no me detengo tras ella
Su altura me lleva al olvido sin lucha
Cansado ya tras sus pasos
Me vuelvo erguido
Y en tu lejanía te pierdes


LA GARRA DEL PELO 

Recuerdo que yo era niño
y tú eras mujer, sabes  
Más tarde después de un pedazo
de tiempo mis ojos oían:
Dios es un hombre de barba larga
que lo clavaron contra una cruz los malos
Quisieron despegarme tus polleras
pero crecía tanto tu cabellera
Y me dijiste:
el día que pises mis pelos largos
perecerá el mundo
Corrí de mi cuna grande
tratando de encontrarte
Y mi madre me decía:
Dios está detrás de tuyo
es el que te cuida
Corrí hacia atrás con mis pies descalzos
Y sentí mi cuerpo flotando
y no pude aprisionar tus cabellos
y di vuelta hacia atrás
y nada vi
y nada sintieron mis pies descalzos. 
Quiero exprimir de tus manos el poderío
y cortar tus pelos de raíces.


LA VÍBORA ALADA  

Eres una víbora alada
con tus cuernos de bueyes de espuma
te ahogas en tu regazo cuando estoy rabioso
Mares llenan mis sienes y mis ojos
Flotas como los peces muertos
cuando me reconstruye un sueño
La insistencia de mi ansiedad te viste de blanco
Recobras más fuerzas para destruirme

Mi coraje en lucha apasionada insiste
Ya pasó el tiempo
Progenitor del miedo
El susto constante se apoderó de mi vacío  
La rotación de mi angustia
El espantado vómito de mis ojos
Se desagota mi cabeza y se hace mar en el suelo.


YO LEOPARDO SOÑADOR 

Qué triste se puso el leopardo soñador
Qué triste
Eras pionero del deber
Eras oráculo de la angustia
Y nunca vivías, siempre morías
Oh sobreviviente de tu tiempo
Te trina desde el cielo el aquilón Diosero
Oh cantor poeta de tu enfermedad
Que serpiente con alas eres
Eres el cangrejo que aferró la túnica del destino
en la frente el necrófalo diablo
Quisiste despertar el silencio
Quisiste que germinara un gemido de muerte
en la ciénaga del tormento y de la abulia  
Qué bella tu fase carnívora
Qué colmillos venenosos llegaron a sus ojos
Qué manos de guerrero atormentado tienes
Llevas la aptitud de los insectos
perseguidores de la mugre/
Eres feroz, sensible
Qué calmo te hallas en tu celda de espinas
Acaso cuentas los ruidos que sientes
Campanas de entrañas golpean los diablos
Juegas a las muñecas con el tiempo que enrojece
tu cara de escuerzo asustando golondrinas
Y se deforma como un barrilete de sangre
disparándole a las temporadas
Eres el escuerzo pintoresco que se enamora de las ratas
Y serás discípulo del necrófalo diablo
después de amar a la muerte.


Homenaje. Curaduría, selección de textos: Jmp, del libro grupo generacional LABERINTO POÉTICO. CALDERINI MARTINO PAZOS ROMÁN, Ediciones Tiempo y Poesía, La Plata, 12 de abril de 1965. Si bien sus cuatro integrantes no excluyeron de su laberinto interior la poesía, se acercaron con mayor esfuerzo de espíritu al teatro, a la pintura. Los memoriosos recuerdan las intervenciones callejeras para la presentación de este libro.

Juan José Calderini nació en La Plata el 4 de octubre de 1945. Falleció en agosto de 2012 en Buenos Aires. A la edición de este libro, contaba con 19 años. Se respetaron los poemas tal cual están en la publicación.


Foto de portada: Jmp. Archivo de la talita dorada. 

1 comentario:

Daniel Grozo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.