La Dama de la Poesía: Ana Emilia Lahitte (1921-2013)


ANA EMILIA LAHITTE
LA DAMA DE LA POESÍA


Por Olga Edith Romero, poeta.

Cada lunes se cumplía el ritual: un grupo de personas subía las escaleras y entraba al salón en el que alguien, con la presencia de una maestra de ceremonias, se encontraba en la cabecera de una mesa repleta de libros de todos los tiempos, lugares y autores. Allí se olía y rozaba la poesía bajo “la mirada experta y sabia” de Ana Emilia según dijera Giannuzzi.


El Taller finalizó hace doce años, hoy tendría treinta y dos, habiéndose publicado 300 “Hojas de Sudestada” entre miembros y amigos del Taller y una veintena de cuadernillos.


En su casa surgieron autores como Castillo, Oteriño, Ballina, Preler y Mux (los llamados “Cinco poetas capitales”). Varias veces pasaron por allí Hugo Mujica, Teuco Castilla, María Rosa Lojo, Paulina Vinderman, Ivonne Bordelois, Joaquín Giannuzzi y muchos otros en visitas celebradas.


Ella contó entre sus amistades a Juan Ramón Jiménez, Octavio Paz, Pablo Neruda, Gonzalo Rojas, Borges, Molinari y Orozco y una larga lista de celebridades. 


Viajó por el mundo y por nuestras provincias con su valija llena de libros de autores nuestros, llevando la poesía como quien se viste con ella. “La poesía es un préstamo de infinitud/ una zona de riesgo de lo salvado”


Escribió sobre María de Villarino, reunió la obra de Roberto Themis Speroni y la publicó y dio a conocer a través de los años a gran cantidad de poetas platenses.


Ella, la que escribió “El padre muere”, con una estremecedora mística, la que pintó en letras “El Hijo” con una ternura desmedida, trató los temas descarnados, apasionados e intensos que iluminaron su poesía.
Nos dejó un legado: “La poesía se vive, se goza o se padece, se gesta o se sublima, se humilla, se hiere o se consagra, tras la ardua batalla por el merecimiento esencial de la Palabra, que tanto se parece al silencio. “Lo demás es literatura””


Tiene más de 30 libros editados, premiados casi todos ellos y traducidos a varios idiomas. La ciudad la tiene entre sus “Ciudadanos Ilustres”.


Han quedado sin editar numerosas poesías escritas durante sus últimos días, que definen la tristeza y la ansiedad de quien se siente cerca de la muerte.


Habitaba una isla en la soledad de su casa, perfumada por los tilos, la que perteneciera a sus abuelos y luego a sus padres. Así la queremos recordar.


Ella, la que nos dijo: "A la poesía y la muerte hay que merecerlas", nos dejó su mensaje: "Sólo habrá de salvarnos/ al fin/ la inexistencia.// Inexistencia/ para el hombre/ no para lo existente.// Inexistencia/ para un discurso de arcángeles/ no para el silencio/ de Dios."




Ana Emilia Lahitte falleció el 10 de julio de 2013. 
Había nacido un 19 de diciembre de 1921 en La Plata.



AUTORRETRATO

Me miro en el espejo.


Una mujer avanza
desnuda,
sin heridas aparentes.
Es una hembra espléndida
en épocas de celo,
tal vez.


                  Pero ya muerta.



En carne y sombra altiva
despoja sus silencios.
En silencio,
un idioma de albatros
la sustenta.


Se yergue luego

                            intacta

con dignidad de hiedra.
Y aferrada a sus muros
de lumbre y soledades,

                               espera.



Poemas de Ana Emilia en Aromito.

1 comentario:

José Osvaldo Antequera dijo...

Gracias por acercarnos la voz existente de Emilia Laitte. La inexistencia nos anima a reflexionar sobre la existencia.